Si bien es cierto que ambas cuestiones tienen sus pros y sus contras a la hora de analizarse como tal, en Todo Renting, guían en cada caso hacia el camino más indicado según sus preferencias. Conducir con comodidad y estilo un coche rentado o salir del concesionario con tu modelo de coche preferido, es algo que debes meditar. Lo hemos visto en diversos artículos de Este sitio de internet.

¿Qué es renting y cómo se diferencia de comprar un coche?

Renting o también traducido al español como alquiler, es un método comúnmente utilizado para pagar a cuotas un servicio. En el caso de un coche o vehículo, se aplica para el pago a plazos de un determinado coche. 

En resumidas cuentas, la empresa que se encarga de promover el servicio de renting adquiere la licencia de los vehículos a alquilar. Independientemente de la marca, modelo o año, ellos costean todo el precio y, acto seguido, arriendan los ejemplares a través de contratos de renting.  

Dentro de estos contratos, se plasman las primas o consensos entregados por la empresa al cliente. Allí, se abarca la modalidad de pago, el seguro, los gastos de mantenimiento y el kilometraje ya incluidos. 

Elegir entre un renting o comprar un coche puede parecer difícil, pero, la verdad es que un renting incluye todo lo necesario. Además, el papeleo es más agilizado y práctico, yendo al grano desde el primer momento.  

Diferencias entre un renting o comprar un coche. ¡El debate continúa!

Para comprender más sobre ese tema, vale la pena navegar a través de las diferencias entre renting y comprar un coche.  

¿Qué es más práctico?

El renting es un servicio que incluye todo lo necesario para asegurar el vehículo, además de garantizar su mantenimiento oportuno. Es decir, todos los gastos son incluidos dentro de un mismo contrato a una única cuota fija. 

Por su parte, al momento de comprar un coche, se debe correr aparte con los costos de aseguradoras o mantenimiento posterior. Y, como no es un plazo fijo para cancelar, se está a la deriva de variaciones en cuanto a la aparición de costos extras a final de mes.

En conclusión

Para el futuro, entre renting o comprar un coche, la primera modalidad parece estar ganando grandes posiciones. La persona no tendrá que preocuparse por trámites engorrosos, ya que la empresa de alquiler se hará cargo de ello.

Todo lo relacionado con cobertura, seguros, mantenimiento del vehículo como el cambio de neumático y más será tarea de la compañía de alquiler. Igualmente, al terminar el contrato, la persona no se ve en la obligación de continuar el mismo, por lo que, simplemente, prescindirá de él.