Con la constante evolución del comercio electrónico, también ha traído consigo el cambio de otras modalidades como la forma de recepción de paquetes. En efecto, una empresa española ha sido la encargada de demostrar al mundo que el recibimiento de paquetes no necesariamente debe ser presencial, como se ha visto en varios artículos de Periódico Digital.

Ahora, con la instauración de buzones inteligentes, Tesseract Project lidera el mercado en este aspecto gracias a su innovación. Un casillero personalizado y totalmente dotado por la tecnología más reciente, digitalización y mecanismos de seguridad actuales. Sin lugar a dudas, cae como anillo al dedo en estos tiempos donde el comercio electrónico continúa su auge. 

La familia de Tesseract Project y su innovación en recepción de paquetes

Con sede central en Zaragoza y presencia en todo el territorio nacional, esta compañía tiene la experiencia necesaria para ofrecer un gran producto. Actualmente, son pioneros en el país hispano de la producción y el desarrollo de los buzones inteligentes.

Por ende, son una empresa encargada de estar al tanto de las exigencias del público, sabiendo cuáles falencias atacar. A su vez, están conscientes de la importancia de la digitalización y la tecnología, uniendo ambos cabos en un producto único. 

Ellos, se han encargado de transformar un producto sencillo en la herramienta más innovadora a utilizar ahora. Incluso, de manera inconsciente, han sido capaces de contribuir abiertamente en la evolución directa del comercio electrónico. 

Tesseract Project está comprometido con el cliente, garantizando que vivirán una experiencia de calidad indiscutible. Desde sus armarios de carga simple para ordenadores, móviles o herramientas, hasta sus “Smart Lockers”, todo está hecho con gran precisión.

¡Nuevo tipo de buzones!

La recepción de paquetes ha cambiado por completo gracias a la participación de Tesseract Project. Con esta nueva premisa, ahora es posible programar el recibimiento de encomiendas de una manera más práctica y sencilla. 

Al usar buzones inteligentes, el repartidor podrá dejar resguardado la encomienda del usuario hasta un punto determinado. Incluso, si la persona no se encuentra en casa, podrá programar la entrega del pedido sin ninguna clase de impedimento. 

Gracias a que son comandados mediante una aplicación móvil, se genera un código capaz de controlar el casillero. De esa manera, solo la persona o el repartidor tendrán acceso al mismo, notificando en el momento cuando la encomienda sea entregada. 

Actualmente, la recepción de paquetes con estos buzones está indicada para comunidades grandes. Esos sitios donde el flujo de encomiendas es mayor y, por ende, se requiere de un instrumento innovador. Pero, en el futuro, también serán aplicados a oficinas, hostelería, supermercados y más. 

Con el uso de Smart Lockers, se contribuye a los protocolos de bioseguridad actuales, puesto que no son partidarios del contacto directo. En cierto sentido, han abarcado diversos frentes y agilizando protocolos de una manera sencilla y accesible. 

Todas las grandes ventajas de los buzones inteligentes

  • Gracias a ellos, la recepción de paquetes puede ejecutarse de forma indirecta. No será necesario estar presencialmente en el momento, ya que solo bastará con utilizar la aplicación del producto. 
  • Los buzones inteligentes están disponibles las 24 horas del día, trabajando sin descanso. Son capaces de ser configurados para recibir todo tipo de pedidos a cualquier hora y en cualquier comunidad.
  • Además, ellos son amantes de la rapidez y de un procedimiento bien llevado a cabo. Por tal motivo, agilizan el tiempo de entrega y, en cuestión de pocos minutos, resguardarán la encomienda en cuestión. 

Por si fuera poco, son fabricados en diversos diseños, tamaños y formas. Así, se adaptan a las necesidades y exigencias de los usuarios, entrando de lleno en sus corazones. Aunado a ello, poseen una interfaz sencilla, digitalizada y manipulada remotamente sin inconvenientes.